¿“Innovar” es lo mismo que “pensar”?

¿“Innovar” es lo mismo que “pensar”?

Para situarnos… El pasado noviembre de 2018, dentro del marco de la formación de directivos, nos propusieron exponer una “buena práctica” para compartir con nuestros compañeros.

En Salesianas-Terrassa pensamos que “lo más”, “la mejor buena práctica”, en este momento, es que parte de nuestro horario lo dedicamos a trabajar por ambientes, tanto en Infantil como en Primaria. Así que preparamos nuestra presentación.

¿Qué pasó…? Esta parte de la formación se engloba dentro de una semana de trabajo presencial y la exposición era el miércoles por la tarde. En este tiempo nos dimos cuenta que nuestra verdadera innovación, no eran los ambientes –¡geniales!–, sino todo el proceso que habíamos realizado hasta llegar a ellos.

“Innovar” es lo mismo que “pensar”… Todos los cambios educativos que se están produciendo nos están ofreciendo la verdadera posibilidad de convertir el alumno en el protagonista, como ya Don Bosco y María Mazzarello soñaron. No se trata de introducir tabletas o programas educativos geniales sin sentido, se trata de pensar qué es lo que nos identifica, nos diferencia y nos hace especiales como escuela salesiana. En nuestro centro, hace unos tres años, soñamos qué escuela queríamos ser, cómo nos gustaría que fuera la relación con las familias y qué sería aquello que nuestros alumnos se llevarían en su maleta al finalizar la etapa. Realmente fue emocionante participar de todo el proceso. Reafirmarnos que el verdadero cambio es replantearse lo que hacemos.

Nos replanteamos, por ejemplo, la utilización del libro como guía, en muchos casos la única, que ofrecía propuestas de aprendizaje sin dejar oportunidad al entorno, ni al alumno ni al maestro. Sucede que en casa comentamos la erupción de un volcán o de un terremoto. En la televisión no se habla de otra cosa y las ONG se organizan para recaudar fondos para las personas afectadas. En el cole… ¿No se habla del tema porque no toca hasta sexto? ¿Cuántas oportunidades perdemos de hacer nuestra labor realmente significativa?

La innovación es pensar y dar sentido a las acciones cotidianas que realizamos, no mantenerlas porque ¨siempre se ha hecho así¨, debido a que a veces nos asusta el cambio, porque hay que dedicar tiempo –siempre justo–. Es urgente escuchar a los alumnos, a sus inquietudes y hacernos más empáticos con el aburrimiento que a veces son nuestras estructuras, hasta para nosotros mismos.

Eva Mata Baena (Directora Pedagógica Salesianas-Terrassa)

Boletín Salesiano Febrero 2019