Edebé presenta Adimat, un asistente virtual para el aprendizaje de las matemáticas en Primaria

Edebé presenta Adimat, un asistente virtual para el aprendizaje de las matemáticas en Primaria
21.05.2019

La atención a la diversidad es el gran reto diario de los profesores. Respetar el ritmo de aprendizaje de cada alumno se convierte a menudo en una utopía. Pero los avances en la neurociencia educativa y en la inteligencia artificial lo hacen mucho más fácil y accesible para todos. Es el caso de Adimat, de Edebé que se empezará a implantar a partir del curso 2019/20.

Adimat es una herramienta digital de enseñanza y aprendizaje personalizado de las matemáticas curriculares para toda la etapa de Educación Primaria. Incorpora un asistente virtual (ADI, Adaptativo Digital Inteligente) que ayuda al profesor y al alumno en su tarea diaria, ofreciendo sesiones de trabajo adaptadas a las necesidades y ritmos de aprendizaje de la clase y de cada alumno.

Con Adimat se incrementa la motivación en el estudiante, con una interfaz atractiva y adaptada a la edad del alumno y con feedback, con mensajes de refuerzo positivo durante la ejecución de los ejercicios y actividades. Además, utiliza elementos de gamificación para mantener el interés e incentivar el progreso en el aprendizaje.

Desde Edebé se apuesta por un salto cualitativo en el sector, implementando un modelo basado en modelos neuropsicológicos con evidencia científica. Combinando contenidos en papel y en digital, material manipulativo y el asistente digital se garantiza que todos los alumnos adquieran el nivel de aprendizaje máximo en matemáticas en función de sus capacidades.

Para todos los ritmos de aprendizaje

Esta herramienta es muy valiosa para el profesor, ya que tendrá a su lado permanentemente un ayudante digital que le permitirá ofrecer una atención personalizada a todos los alumnos. Tanto los que aprenden a un ritmo más lento como los que aprenden a un ritmo más alto y los que siguen el ritmo del grupo necesitan estímulo, tiempo y atención personalizada. Con Adimat se puede ofrecer a cada uno lo que necesita.

El profesorado puede decidir en todo momento cómo usar Adimat, adaptándolo a su propia metodología y para cada grupo y alumnos concretos, de manera totalmente flexible. Por ejemplo, se puede seleccionar entre organizar los contenidos por unidades o por procesos cognitivos, activar y desactivar contenidos, y temporalizar la presentación de los contenidos y la duración de las sesiones de trabajo. Y “guardar” en la herramienta sesiones de trabajo de clase para que determinados grupos o alumnos la vuelvan a trabajar para repasar y afianzar ciertos aprendizajes.

Adimat detecta los errores en la resolución de las actividades, y guía al estudiante paso a paso, de manera interactiva, personalizada y motivadora, en el proceso de aprendizaje. También analiza los resultados de aprendizaje del grupo para ofrecer al profesor la sesión de trabajo más adecuada, así como los resultados de cada alumno para que adapte la sesión de trabajo individual, optimizandosu aprendizaje.

El uso de Adimat es muy visual e intuitivo. La pantalla del profesor y el alumno reflejan el progreso del aprendizaje. Ofrece todos los contenidos curriculares de Matemáticas de Primaria por cursos.

Su aplicación permite tener todos los contenidos al alcance y sincronizados. Adimat está totalmente integrada con Edebé y con Google Suite for Education y Chromebook.

Casos de éxito

Estudios y proyectos desarrollados en España en los últimos años han demostrado la efectividad de la tecnología usada en ADImat en materias como matemáticas y lengua castellana. En Extremadura se experimentó esta metodología con casi 16.000 estudiantes y más de 1.000 docentes, y la mejora de resultados competenciales en matemáticas fue en algunos casos de hasta el 47%.

También en la región de Murcia y en La Rioja se pusieron en marcha proyectos en este sentido, y el nivel de satisfacción de los docentes y los estudiantes ha sido muy alto. Destacaban que la aplicación del programa en su práctica docente había sido muy fácil y que había sido un buen recurso para los estudiantes con desfase curricular y para mejorar las competencias matemáticas y lingüísticas de los estudiantes.